Dial radio
Television antigua

Galletas Solsona: ñam, ñam

Los origenes de las galletas 222

solsona colectivizada
Solsona fue colectivizada durante la guerra civil

Las galletas que se pedían por su número tienen su origen en Mataró, la capital de la industria textil catalana. Allí D. Pedro Solsona tenía un horno para a fabricación de pasteles y chocolates por el año 1892 ( según se señala en el número 6 de la Revista Icària, 2001) . El primer paso para convertir el pequeño negocio en una gran fábrica de galletas lo dió cuando decide trasladarse a Barcelona, y en 1903 solicita el permiso para instalar su horno en Barcelona, en la calle Aragón (La Vanguardia 1/2/1903). Allí inicia su nueva etapa al calor del buen clima económico propiciado por la exposición Universal de 1888. En 1913 amplía sus instalaciones y en 1929 se constituye en Sociedad Anónma bajo la denominación de Galletas y Chocolates Solsona Rius S.A., ya ubicada en la calle Was-Ras (actualmente Dr. Trueta). Asíq que aunque el anuncio hable de 1850 la galleta Solsona es algo posterior. Y las galletas en general algo anteriores.

Caja de solsona
Caja para la colección de las fotografias estereoscópìcas, que Solsona regalaba por la compra de sus productos, bajo el nombre y contenido de: "Las bellezas de España". Una manera de ver paisajes en 3D, si, ya entonces existía el 3D.

La empresa continuó su actividad y crecimiento. Con el impulso económico de los sesenta llega a abrirt una segunda fábrica en Martorell. Pero en 1977 llegó su bancarrota, consecuencia de una batalla comercial contra la multinacional alemana Balshent. Esta empresa no llegó a un acuerdo para comprar la fábrica de Solsona y adquirió en su lugar Loste, empresa de la competencia situada en la misma localidad. El resultado fue que la fabricante de nuestra popular galleta 222 tuvo que cerrar sus puertas y despedir a los 480 trabajadores con que contaba en la época.

Uno de los grandes aciertos de la empresa Solsona-Ríus fue la fabricación de la popular galleta 222, la galleta que se pide por su número, que se convirtió en parte imprescindible en los postres y meriendas de un gran número de familias del país. Era muy habitual las meriendas de galletas con chocolate o aquella especie de "oreo años 60" formado con dos galletas untadas con mantequilla y azúcar: todo un placer. La galleta 222 eram unas galletas rectangulares, muy tostadas, que las difrenciaban de otras galeltas muy extendidas caracterizadas por ser más hojaldradas (las María).

Este tipo de galleta al parecer fue la alternativa de Solsona ala popular galleta María, derivada de un popular tipo de galleta creada por los ingleses para conmemorar el

Pero no fué el único producto de la marca. Lanzaron toda una gama de productos: desde el surtido Solsona hasta el chocolate bautizado con el nombre de Kubala, en honor al histórico futbolista y entrenador. Y como no junto a sus productos no podían faltar algunas colecciones de cromos, algo bastante habitual en los años 50 como forma de promoción y de conseguir la fidellidad de los consumidores..

Galletas 222
Está para comérsela, rezaba el anuncio de la conocida galleta 222 (1965)
;