Dial radio
Television antigua

La II República, no hay dos sin tres

D. Manuel Azaña
D. Manuel Azaña Díaz (1880-1940), político y escritor
Presidente del Gobierno español (1931-33,1936) y Presidente de la Segunda República Española (1936-1939).

Breve reseña sobre la II República

Eibar año 1931
Eibar 1931

La dimisión del dictador general Primo de Ribera no logró calmar el clima político español. Los sucesivos gobiernos de Berenguer y Aznar no consiguen estabilizar la situación política y reforzar la monarquía, que respaldó la dictdura de Primo de Rivera, con un Alfonso XIII, digno Borbón más preocupado de su persona y buen vivir que del país. Se celebran elecciones municipales, realmente un plebiscito entre monarquía y república, el 12 de Abril de 1931. el resultado fue una aplastante victoria de los partidos republicanos. Las fuerzas que querían una España moderna y democrática logran así el cambio de sistema en nuestro país. La única forma de lograr la permanencia de la monarquía era el uso de la fuerza, una fuerza que hubiera vencido pero a costa de una guerra civil. La falta de garantía de una victoria por la indecisión de los militares y la Guardia Civil llevó al apoder a aceptar la nueva situación.

Así el 14 de abril de 1931, dos días después de la celebración de aquellas históricas elecciones municipales, el rey Alfonso XIII, abuelo del rey puesto por Franco, Juan Carlos I de Borbón, una vez asegurada la seguridad propia y de su familia abdicó del trono y abandonó el país. La localidad guipuzcoana de Éibar fue la primera de todo el país en la que se izó la bandera tricolor, la bandera de la República Española. Con el cambio de régimen se abre un periodo constituyente. En España entran aires democráticos: el divorcio, la secularizaciónde cementerios, una reforma agraria, un profunda reforma en el sistema electoral (para acabar con el caciquismo), la mujer accede al voto (antes podía ser candidata pero no podía votar), nacen los primeros estatuos de autonomía (Cataluña y País Vasco). Son muchos cambios que convirtieron este país en un estado moderno, al nivel de otros de su entorno.

Cartel electoral por el Frente Popular
Cartel electoral del Frente Popular

Tras un periodo de sucesivos pronunciamientos y golpes en España, el nacimiento de la II República parecía que iba a ser el comienzo de un periodo de paz social en nuestro páis. Pero el clima político en las calles no estaba calmado. En 1933 las elecciones generales dan la victoria a la CEDA (Confederación española de derechas autónomas). En 1934 se produce la revolución de Asturias, aplastada por el gobierno con el envío de la legión y las fuerzas coloniales de Marruecos contra la población civil. Por cierto, al mando del General Goded y del general Francisco Franco, que vuleve a dar muestras de su capacidad represora. En Cataluña por su parte se proclama el Estado Federado Catalán. Era un gobierno de fuerzas de derechas que no terminaban de aceptar los cambios que se estaban produciendo en España.

Aquella inestabilidad política desemboca en las elecciones de febrero de 1936, donde el Frente Popular (alianza de sociallistas y fuerzas de izquierda) gana las elecciones generales. Las fuerzas de derechas y los monárquicos no soportan esta nueva derrota. El clima político es cada vez más tenso. En las calles también. Se produce el  asesinato del Teniente Castillo por grupos armados de la derecha el día 12 de julio, como respuesta al día siguiente es asesinado Calvo Sotelo (lider de la CEDA). Esta situación sirve de detonante para que las fuerzas de derechas, militares y falangistas, pongan en marcha el plan de golpe de estado que venían preparando desde la llegada al poder del Frente Popular. El 16 de julio, Marruecos español está en insurrección, el 18 la rebelión gana España. De un lado los golpistas, que se llaman los nacionales, fuerzas que odian a los regionalistas, a los Vascos y a los Catalanes, y no aceptan el cambio de sociedad decidido por los epañoles cinco años antes. En el transcurso de la guerra los nacionales terminarán convirtiéndose en las fuerzas franquistas, bajo el liderazgo de general Francisco Franco. Del otro lado las fuerzas gubernamentales, denominadas republicanas, que agrupaban todas las fuerzas que defendían la legalidad de los gobiernos elegidos en las urnas. Los dos bandos se radicalizan. España es un país del exceso. "España no es España, es un inmenso hoyo, es un gran cementerio rojo y bombardeado." (Miguel Hernandez).

Monumento a los Maquis en Santa Cruz de Moya, Cuenca.
6 de Junio de 1991

La política de no intervencionismo de las democracias occidentales, la ayuda alemana e italiana a los golpistas, las guerras políticas internas en el bando republicano, entre otras causas, llevan a la derrota del gobierno legal y el triunfo de las fuerzas franquistas que el 29 de marzo de 1939 toman Madrid, una resistencia de 986 días de infierno, durante los cuales más de un millón de personas encontrarán la muerte. El 1 de Abril de 1939 se proclama oficialmente el fin de la guerra civil, con la difusión radiofónica del famoso parte de guerra. leído por el actor y locutor Fernando Fernández de Córdoba.

Oficialmente la guerra había terminado, pero solo oficialmente, durante una veintena de años grupos de resistencia continuaron la lucha confiados en la intervención de las fuerzas aliadas pra liberar a España del régimen fascista de Franco, y respaldados por el Partido Comunista. Los llamados maquis mantuvieron una lucha permanente contra el franquismo. No hay cifras exctas, se habla de entre diezmil y sesenta mil los efectivos de esta guerrila. Su máximo vigor se produce entre el 1945 y 1948, cuando Stalin respalda la disolución de estas fuerzas. Posteriormente el Partido Comunista de España varía en su rumbo hacia la llamada reconciliacion nacional. Muchos son los guerrilleros que escapan a Francia o a Marruecos. Esto y la presión de la Guardia Civil acaba pronto con los maquis. El fin de la guerrila antifascista española  se puede fechar con las muertes en acción de Ramón Vila en 1963 y de José Castro en 1965, el último mauis español.

Republica española. CNT
Los tranvías de Barcelona circulando con la propaganda de la C.N.T., sindicato anarquista mayoritario, ya en plena Guerra Civil española.