Dial radio
Television antigua

Los Picapiedra: ¡yabadabadu!

Emisión España: 1964 - 1970
Duración: 20 min.
Episodios: 167
Género: Animación
Producción: Hanna - Barbera (1960)

Familia Picapiedra: Pedro, Wilma, Pablo y Betty
Las familias originales
Intro y final en las temporadas 1 y 2
aún sin los bebés
Intro y final temporadas 3 en adelante
en la cuarta se incorpora Bamm Bamm

Los Picapiedra, Hanna-Barbera en las cavernas

La serie creada por Hanna Barbera quizás sea uno de las mayores éxitos de estos animadores, quienes se estrenaban en televisión con Huckleberry Hound, En EEUU se estrenó en 1960 permaneciendo en pantalla durante 6 años. En España el primer episodio con las aventuras de Los Flinstones (Los Picapiedra) data de 1964 (domingo 22 de Febrero) y duró hasta los años 70, contando las reposiciones. Se emitía los domingos por la tarde, y curiosamente se anuncaba con el título original, Los Flinstones

Protagonizada por los amigos Pedro Picapiedra y Pablo Mármol, y sus respectivas esposas Wilma y Betty, la serie reflejaba la clase media de la sociedad americana de la época: sus salidas al campo, barbacoas en el jardín, partidas de bolos y el automóil familiar, y viviendo en una casita con garage y jardín. Solo que todo ocurría en la edad de piedra, en un pueblo llamado Piedradura. Pedro era operador de grúa en una cantera del pueblo y Pablo era su vecino y amigo, y parece que compañero de trabajo (capitulo 18 temporada 2 van juntos al trabajo). La afición favorita de ambos eran los bolos (boliches) ylas reuniones del club de los Búfalos Mojados, una logia masónica,  solo de hombres por cierto, y que nadie sabía para que se reunían (aparece por primera vez en el capítulo 24). O sea, que los protagonistas eran masones, algo que por la época estaba bastante mal visto, por aquello de la confabulación judeo masónica que pretendía acabar con España. Así que para los peques los Búfalos Mojados (mala traducción de Water Buffalos: búfalos de agua) era solo un club de hombres.

Por su parte las sufridas esposas, Betty y Wilma tenían que aguantar las ideas de Pedro, con la complicidad obligatoria de Pablo, de donde nunca salía nada bueno. Pablo era más intelignete que Pedro y solía ser el que al final aclaraba los embrollos. Hacia el final de la tercera temporada nacería Pebbles Picapiedra, una deliciosa bebé, sensible y tierna, todo un contrapunto con el personaje de su padre Pedro Picapiedra. Auqnue inicialmente el bebé iba a ser un niño, pero el mercnandising manda y la niña vendía más, concretamente muñecas.

Por su parte, en la cuarta temporada, los Mármol adoptarían a Bamm Bamm, un bebé que fue abandonado en la puerta de su casa. Este era todo lo opuesto a Peebles, y a Pablo, era un bebé con una fuerza sobrehumana y bastante bruto.

Ambos bebés se llevaban de maravilla. Con el tiempo ambos bebés llegaron a tener una serie propia. Y para completar estaba Dino, el perro dinosaurio mascota de los Picapiedra, y el gato, bueno un tigre dientes de sable que tenía poco protagonismo, salvo el de dejar a Pedro fuera de la casa al final de cada episodio.

Toda la historia estaba ambientada en la edad de piedra. Haciendo uso de las licencias literarias, aquello era una especia de dinotopía: con nuestros protagonistas convivian dinosaurios, tigres dientes de sable, mamuts y cualquier otro animal que puedas imaginar de la prehistoria, por supuesto todos inventados y con unas interesantes características. Me explico, aunque se trataba de la prehistoria la gente disfrutaba de las comodidades propias de mediados del siglo XX. desde la televisión, al lavavajillas, pasando por el aspirador, la máquina de escribir, la grúas o los automóviles. Por cierto es curioso que en algún episodio se ve a las familias Picapiedra y Mármol celebrar la Navidad ... ¡antes de la era cristiana!. Y como nota curiosa, a diferencia de la mayoría de las series norteamericanas con familias protagonistas ni los Picapiedrani los Mármol iban a la iglesia los domingos.

Tocadiscos cavernicola cortacesped Cámara de fotos instantánea

Los creadores de este mundo fantástico hicieron todo un alarde de imaginación para crear una tecnología imposible y permitir que los personajes pudieran disfrutar del último adelanto tecnológico de la época. Casi todas los funciones de los aparatos eléctricos eran realizadas por algún animal de la época: el aspirador un pequeño mamut sobre ruedas, una grúa un dinosaurio de cuello largo, la lavadora un pelícano... Imaginación no les faltó. Era gracioso ver los mecanismos d esos aparatos, como el de las fotografías instantáneas: en el interior de la cámara se podía ver como un pájaro realizaba la fotografía picando una roca con su pico.

Y claro, también existía la versión cavernícola de los automóviles: los troncomóviles, vehículos de piedra y madera movidos por los pies. Y como no: existían los bolos, bueno, el bolliche y como no: la televisión.

Wilmaaaa ¡ábreme la puerta!
En las dos primeras temporadas en la intro del episodio aparecía Pedro regresando a cas tras la jornada de trabajo, y tras un beso a Vilma acabar en el sillón delante de la tela con la cena. MIentras que al final de cada episodio Pedro se levanta de ver la tele y tras sacar un poar de botellas de leche y al gato dientes de salbe se quedaba atrapado fuera de la casa al grito de ¡Wilmaaaaa, ábreme la puerta!.

A partir de la tercera temporada en la intro Pedro aparece en la cantera y al sonar la sirena inicia el regreso a casa al grito de ¡Yabba Dabba Doo¡, recoge a los Marmol y terminan en un cina al aire libre. Y al final regresan al casa desde el cine al aire libre, acabando igualmetne con Pedro fuera de la casa tras sacar una botella de leche y al gato dientes de sable, y claro llamando a iWilma.

La idea inicial de la serie era crear un producto para adultos, incluso existen emisiones con anuncios de Winston (la firma patrocinadora) pero pronto cambió su objetivo hacia el público infantil. En España, en 1972 se estrenó el telefilme El Superagente Picapiedra, largo creado en EEUU 1n 1966, al finalizar la saga televisiva. También hubieron algunas películas con personajes reales no demasiado afortunadas. La primera serie que fue capaz de superar la popularidad de Los Picapiedra fue otra protagonizada también por una familia: Los Simpsons, cuyo inicio, por cierto, recuerda bastante a la intro de esta serie. La serie sigue emitiéndose.

Navidad en rocadura
Navidad de los Picapiedra, curioso. Pero nunca iban a la Iglesia